miércoles, 5 de octubre de 2016

Qué ver en un día en Lisboa: Belém y la Baixa

Debido a la proximidad entre el país vecino y Extremadura, tenemos el lujo de permitirnos "escapaditas" a la capital lisboeta. En esta ocasión, os traemos una guía sobre qué ver en un día en los barrios de Belém y la Baixa. No dejéis de visitar Lisboa, una ciudad que te enamora desde el primer segundo y, como reza un dicho popular portugués: "Quem nunca viu Lisboa, não viu coisa boa" ("Quien nunca vio Lisboa, no vio cosa buena").

Lisboa

Belém

Si hubo una época de gran esplendor en Portugal, esa fue la de los Descubrimientos, cuando el país luso se convirtió en una de las principales potencias a nivel mundial, debido a sus conquistas ultramarinas. Belém es un barrio lisboeta muy ligado a estos descubrimientos y en él encontramos monumentos con claras referencias a dicha época. 
  • Torre de Belém. Icono de la arquitectura de estilo manuelino, la Torre de Belém quizá sea el monumento más conocido y fotografiado del país vecino. Al ser construida, la torre estaba rodeada completamente por agua pero, con el paso del tiempo, se ha ido incorporando a tierra firme. Tanto la fachada como su interior recogen numerosas alusiones a la patria portuguesa y a la ya mencionada Época de los Descubrimientos. Escudo de armas del país, la cruz de la Orden de Cristo, cuerdas y elementos marinos son claras referencias a los descubrimientos y al arte manuelino. En 1983 fue declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO y en 2007 fue escogida como una de las "7 Maravillas de Portugal". Por todo esto y más, no dudéis en visitarla.

Torre de BelémTorre de Belém

Torre de Belém
  • Monumento a los Descubrimientos. Si continuamos andando por el paseo fluvial llegamos a este espectacular monumento. Fue construido en 1940 con motivo de la Exposición del Mundo Portugués, pero lo que hoy en día encontramos a las orillas del Tajo es una réplica de 1960. El monumento es un claro homenaje, nuevamente, a la época de los Descubrimientos, y por ello aparecen en él personajes ilustres del país luso: el infante D. Henrique, situado en la punta; Vasco da Gama, descubridor del camino marítimo a la India; Álvares Cabral, descubridor de Brasil; Fernão Mendes Pinto, escritor y explorador portugués; o Luís de Camões, escritor de Os Lusíadas, el libro más importante de la literatura portuguesa (equivalente a nuestro Quijote en España), entre otros.
Monumento a los Descubrimientos

Monumento a los Descubrimientos
  • Mosteiro dos Jerónimos. Muy cerca del Monumento de los Descubrimientos, encontramos un subterráneo que nos lleva a la zona de este espectacular Monasterio. Construido en el siglo XVI, es la joya de la corona del estilo manuelino. Al igual que la Torre de Belém, es Patrimonio Mundial por la UNESCO y una de las "7 Maravillas de Portugal". Además, este mismo año, ha obtenido el estatuto de Panteón Nacional y en su interior se encuentran los túmulos de personajes portuguesas ilustres, como Luís de Camões y Vasco da Gama, por ejemplo. Si antes hablábamos de la Torre de Belém como uno de los monumentos portugueses más fotografiados, este Monasterio de los Jerónimos es, sin duda, uno de los monumentos lusos que recibe más visitantes, contando en 2015 con casi un millón, casi nada.
Mosteiro dos Jerónimos

Mosteiro dos Jerónimos
  • Estádio do Restelo. Con motivo de la Eurocopa de Portugal de 2004, fueron construidos en la capital portuguesa dos imponentes y modernos estadios: el Estádio da Luz (del SL Benfica) y el Estádio José Alvalade (del Sporting de Portugal). Pero lo cierto es que existe otro estadio en la ciudad, algo más viejo, pero igual de interesante. Se trata del Estádio do Restelo, que es propiedad de otro equipo lisboeta de primera división, el Belenenses. Este último está situado en una colina y no cuenta con uno de los fondos, por lo que desde él se pueden presenciar unas vistas espectaculares del río Tajo
Estádio do Restelo

La Baixa

Este barrio fue reconstruido por el Marqués de Pombal tras el trágico terremoto que asoló la ciudad en 1755. Por ello, en la actualidad, cuenta con numerosas calles ordenadas geométricamente y es el lugar más céntrico y comercial de la ciudad. Esta zona de Lisboa es ideal para pasear, ir de compras, tomar un café, disfrutar de sus plazas y fachadas de azulejos o, incluso, tomar el sol con vistas al puente 25 de Abril. Nosotros te proponemos seguir este breve pero hermoso recorrido:
  • Praça do Comércio. Tomamos como punto de partida la -probablemente- Plaza más famosa de Lisboa, debido, entre otras cosas, a la facilidad de llegada gracias a los transportes públicos, que nos dejan justo ahí. También conocido como el "Terreiro do Paço", la Praça do Comércio es una de las más grandes de Europa y, anteriormente, estaba ocupada por el Palacio de los reyes de Portugal, destruido también por el terremoto. En su centro, nos encontramos una estatua ecuestre de bronce de D. José I y en la parte norte de la plaza el imponente Arco Triunfal da Rua Augusta, que da acceso a la Baixa. Por si fuera poco, en la parte sur podemos contemplar unas preciosas vistas al río Tajo y al Puente 25 de Abril. Pero, además de su grandiosidad y belleza, esta Plaza es importante para todos los lusos porque aquí se derrocó la dictadura de Marcello Caetano el 25 de abril de 1974, fecha muy destacada en el país vecino.
Praça do Comércio

Praça do Comércio


Praça do ComércioArco Triunfal da Rua Augusta

  • Rua Augusta. Esta calle peatonal es una de las más conocidas de Lisboa, debido a su centralidad y a la gran cantidad de tiendas, cafés y restaurantes que llenan los bajos de sus edificios. Además, suele haber verdaderos artistas de la calle que merece la pena contemplar y disfrutar. Y, como dato curioso, el nombre se debe a que homenajea a la "augusta" figura del rey D. José I.
Rua Augusta
  • Elevador de Santa Justa. Si continuamos andando por la Rua Augusta, a mano izquierda nos topamos con esta imponente estructura. Fue construido a comienzos del siglo XX y nos ofrece unas vistas maravillosas de la Baixa y del Castillo de S. Jorge
Elevador de Santa Justa
  • Praça da Figueira. Se trata de una de las plazas más transitadas de la ciudad lisboeta. También tiene una estatua ecuestre presidiéndola, en este caso, de D. João I y, en nuestra última visita, nos encontramos un mercado en plena plaza con multitud de productos.

  • Praça de D. Pedro IV (o Rossio). Será por plazas bonitas en Lisboa... En tiempos de los romanos, en este lugar se ubicaba un hipódromo. Después del terremoto de 1755, la Plaza fue reconstruida. En la actualidad hay una estatua del rey D. Pedro IV y, al fondo, el Teatro Dona Maria II.
Praça de D. Pedro IV Lisboa

Teatro Dona Maria II

¿Dónde comimos?


  • Mercado da Baixa, en la Praça da Figueira. En nuestra última visita a la capital lisboeta, decidimos entrar en un mercado situado en esta preciosa plaza. En su interior, encontramos numerosos puestos de comida y bebida, con lo que decidimos probar distintos platos. La verdad es que nos resultó muy agradable la comida y a un precio bastante asequible.
  • Antiga Confeitaria de Belém. No te puedes ir de Lisboa sin probar los famosos Pasteles de Belém. Y el mejor sitio donde comerlos o comprarlos es en esta conocida pastelería del barrio de Belém, abierta desde 1837. Prueba suerte, a ver si no hay mucha gente, y si no... toca hacer cola. Eso sí, merece la pena la espera.

¿Qué nos trajimos?

  • Cerveza Coral. Comprada en el Mercado da Baixa, esta cerveza portuguesa, concretamente de la isla de Madeira, nos pareció normalita tirando a mala, con poca gradación (5,1%), poco sabor y mucho gas. Al menos no fue nada cara (1€).
Cerveja Coral
  • Muchos recuerdos y unas ganas locas de volver, jeje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Ruegos, preguntas o sugerencias? ¡Te leemos!